Excursiones desde Vitoria: sumérgete en la magia del Jardín Botánico de Santa Catalina

Excursiones desde Vitoria: sumérgete en la magia del Jardín Botánico de Santa Catalina

Acércate al jardín botánico de Santa Catalina y descubre un lugar mágico a apenas media hora de Vitoria. Un plan perfecto para una excursión en familia o con amigos. Situado en Iruña de Oca, se trata de un parque botánico con una extensión de 32.500 metros cuadrados, más de 1.000 plantas y un paisaje espectacular. Presidiendo el conjunto, está el Palacio-Convento de Santa Catalina, cuyos restos son testigo de su antiguo esplendor. Las vistas de la Sierra de Badaia crean un entorno de cuento, el enclave idóneo para disfrutar de un día para recordar.

Cómo llegar  a Santa Catalina desde Vitoria

El trayecto desde Vitoria es muy sencillo. Tomando la A1 se llega en apenas media hora. Hay que tomar la salida 345 y seguir las indicaciones para el Jardín Botánico. En la zona hay tres aparcamientos, a elegir según si se prefiere caminar un rato o dejar el coche más próximo. El horario de apertura es de lunes a viernes de 11:00 a 15:00 y los sábados y domingos de 10:00 a 20:00.

Historia del jardín botánico

Los orígenes del Jardín Botánico de Santa Catalina se remontan al siglo XIII, época en la que se construyó la torre más antigua. Fue la residencia de los Iruña de Oca, una familia acaudalada que vivió allí hasta su traslado a Vitoria, y siglo y medio más tarde. A su marcha, cedieron el edificio a la orden clerical de los Jerónimos. Más tarde pasó a ser propiedad de frailes dominicos, que construyeron allí su convento, que recibió el nombre de Monasterio de Santa Catalina. Además, levantaron también una iglesia junto a la torre. El fin de esta etapa llegó en 1835 con la Desamortización de Mendizábal, que llevó a los monjes a abandonar el lugar. En los años siguientes fue deteriorándose hasta acabar en ruinas. Fue en los primeros años de este siglo cuando el Ayuntamiento de Iruña de Oca lo recuperó para el turismo, convirtiéndose en lo que hoy es.

Exposición de bonsáis

Uno de los atractivos más curiosos con los que cuenta es su colección de bonsáis. Se trata de una exposición permanente situada en las ruinas del convento. Las plantas han sido aportadas por la Asociación Bonsai Araba, y son la excusa perfecta para recorrer las ruinas admirando la belleza del conjunto.

Oasis de mariposas

El contexto y la ubicación hacen del jardín un hábitat perfecto que atrae a numerosas especies de mariposas. A este atractivo natural para estos insectos se ha sumado la colocación de plantas hospederas, potenciando su asentamiento y reproducción. Se ha conseguido así dar vida a este oasis de mariposas, una sorpresa que encandila a niños y mayores.

Parque estelar

En el año 2005, el Jardín Botánico de Santa Catalina recibió el reconocimiento como Parque Estelar, por parte de la Fundación Starlight. Esta fundación otorga esta certificación a entornos libres de contaminación lumínica, aptos para la observación de las estrellas. Contemplar el cielo en este lugar es todo un espectáculo, y forma parte del patrimonio paisajístico y natural que atesora. Es lo que se conoce como turismo de estrellas, un punto más para no perderse una visita a este bonito rincón de la provincia alavesa. Sin duda, un plan redondo a la hora de organizar excursiones desde Vitoria.

Árbol de los deseos

En un jardín con tanto encanto no podía faltar un elemento mágico que evoque su historia milenaria. En Santa Catalina se conserva un viejo algarrobo, ya seco, en cuyo interior los visitantes dejan sus deseos con el sueño de verlos cumplidos. Además, se ha instalado una locución que lo convierte en árbol parlante que cuenta antiguas leyendas de la zona.

Oferta cultural

Además de las visitas guiadas y espectáculos teatralizados para niños, hay muchas otras actividades que animan a quedarse un poco más. El Ayuntamiento de Iruña de Oca organiza, junto con la Asociación de Amigos del Jardín Botánico, organiza un programa de eventos culturales durante el verano. Cuentacuentos que bucean en la mitología vasca, taller de mariposas, yoga en familia o teatro leído son los sugerentes nombres de algunas de sus propuestas. Por si todo esto fuera poco, se organizan también talleres sobre plantas medicinales, observación de aves y exposiciones temporales. Por último, cuenta con una exposición permanente sobre las abejas y la apicultura.

Planes para todos los gustos

El impresionante entorno natural y la paz que se respira en cada recodo hacen del lugar un destino idóneo para un día diferente. Si te alojas en la capital alavesa y estás pensando en organizar excursiones desde Vitoria para hacer más completo tu viaje, esta es una alternativa perfecta. El amplio horario durante los fines de semana hace que se pueda enlazar diferentes planes, aunando historia, naturaleza y planes culturales.

Alojamiento en Vitoria

Una vez realizada la visita a Santa Catalina o a cualquiera de nuestras propuestas, es importante tener un alojamiento adecuado para descansar y recuperar fuerzas. El apartahotel en Vitoria Líbere es el lugar perfecto para ello. Tienes a tu disposición estudios y apartamentos de 1y 2 habitaciones, con o sin terraza, que se ajustan a tu tipo de viaje.  Y además, también dispone de parking privado. Tanto si viajas solo como si lo haces con familia o amigos, Líber es la ubicación ideal para tu viaje a Vitoria.